Photo by Josh Felise

Nuestra salud depende de la forma en que vivimos.

¿Puede earthing combatir la inflamación crónica?

La inflamación crónica es tal vez la principal causa que conduce a las enfermedades modernas. ¿Serviría la práctica de earthing para reducir esta inflamación y reducir los síntomas de tu enfermedad?

La desconexión como forma de vida

Buscando aspectos de forma de vida que afecten a nuestra fisiología, encontramos ideas que pueden parecer esotéricas, no obstante, analizadas en detalle aparecen hipótesis justificables a través de las cuales empiezan a cobrar sentido.

Para mi, earthing es una de ellas.

Voy a describir cómo veo el earthing y en qué aspectos de nuestra salud puede ser beneficioso.

Earthing, grounding. Earthing consiste en conectar con la Tierra. Caminar descalzo es el modo más fácil de mantener este contacto.    Photo by Marvin Meyer

¿Qué es earthing?

Earthing es hacer contacto físico con la Tierra. Tan simple como esto.

Caminar descalzo, bañarse en el mar o estirarse directamente sobre la hierba. Algo que nuestra sociedad moderna ha dejado de hacer de forma habitual.

Utilizamos calzado con suela de goma, que no es conductor eléctrico y nos mantiene aislados. Antiguamente el calzado era orgánico, de piel (1), de materiales conductores.

Hoy hemos roto esta conexión física con el planeta.

Las alfombras y suelos sintéticos hacen que aunque andemos descalzos en nuestros hogares, mantengamos la desconexión.

Hemos perdido la conexión, y según parece, tiene efectos fisiológicos en nosotros (2). Cambiamos en función de si hacemos contacto o no (3).

Si lo natural es que estés conectado, lo antinatural es que estés desconectado.

Esta desconexión es es muy reciente en nuestra sociedad.

Suficiente para analizarlo (4) y buscar las consecuencias que tiene esta desconexión en nuestra fisiología así como su relación con las enfermedades modernas.

¿En qué nos puede beneficiar la práctica de earthing?

Según los experimentos realizados y estudiados por Ober, Sinatra y Clinton y publicados en su libro “Earthing, con los pies descalzos”, earthing podría:

  • Eliminar las causas de la inflamación y mejorar sus síntomas (5)
  • Reducir o eliminar el dolor crónico (6)
  • Mejorar el sueño (7)
  • Aumentar la energía
  • Reducir estrés y calmar el cuerpo regulando las hormonas (8)(9)
  • Normalizar los ritmos biológicos
  • Diluir la sangre y favorecer el flujo y la presión arterial (10)
  • Aliviar la tensión muscular y dolores de cabeza
  • Disminuir síntomas hormonales y menstruales
  • Previene las úlceras
  • Reducir el jet lag
  • Proteger al organismo frente a los CEM (campos electromagnéticos) (11)
  • Acelerar la recuperación de la actividad deportiva intensa (12)(13)

Todo apunta que earthing regula tu organismo, el cual recupera su potencial eléctrico natural reequilibrando su fisiología.

Earthing, grounding. Estirarse en la hierba es excelente para conectar con la Tierra. La naturaleza es maravillosa.   Photo by Mary Fedchuk

Earthing como antioxidante

La principal hipótesis de porqué te beneficia, es que earthing es una manera potente de obtener electrones que podrían actuar como antioxidantes y neutralizar así a los radicales libres (14).

La Tierra es una fuente inagotable de electrones libres. Nosotros somos seres vivos y nuestros tejidos son conductores de la electricidad.

La bioquímica conoce bien los radicales como los ROS (15) o los RNS (16) y por qué dañan tu cuerpo cuando son excesivos (17). Y también sabe que para neutralizar estos radicales es necesario darles electrones (18).

Mientras haces contacto con la Tierra, estos electrones podrían actuar como antioxidantes neutralizando tus radicales libres.

Cuanto más rato estés conectado, mejor. Lo natural es estar conectados todo el día, como se hacía antiguamente.

Earthing podría ser un antioxidante maravilloso.

Los radicales libres y la inflamación crónica

Los radicales destruyen moléculas. No es de extrañar por tanto, que tu sistema inmunitario libere precisamente radicales para destruir a los virus y a las bacterias. Si sufres un traumatismo, también se utilizan radicales para destruir el tejido dañado con tal de que pueda regenerarse (19).

Diversas células del sistema inmunitario como los macrófagos (20) segregan radicales para producir inflamación (21).

Muchas enfermedades están relacionadas con la inflamación (22) y muchos individuos de nuestra sociedad sufren de inflamación crónica (23)(24). Es un proceso inflamatorio que no cesa, algo así como que se produce inflamación cuando no debería producirse.

Aspectos de nuestra forma de vida como el estrés (25)(26), la carga tóxica (27)(28) o la alimentación (29)(30) hacen que los radicales ganen la batalla a los antioxidantes, produciendo inflamación (31).

Nuestra forma de vida produce inflamación (32).

Esta inflamación crónica produce muchas enfermedades en esta sociedad moderna como cáncer (33), colitis ulcerosa (34), artritis reumatoide (35), esclerosis múltiple (36), enfermedad de Crohn (37), lupus eritematoso sistémico (38) y muchas más (39)(40)(41)(42)(43).

Tu forma de vida produce inflamación. Tu genética decide la enfermedad que resultará de esa inflamación. Evita la inflamación y reducirás enormemente las posibilidades de enfermar.

Una de las hipótesis acerca del earthing es que los electrones libres existentes en la Tierra neutralizan a los radicales libres, reduciendo esta inflamación crónica.

Así lo indican algunos estudios (44)(45).

En la revisión de Oschman PhD titulada “Enfermedad crónica. ¿Se nos está escapando algo?(46), el doctor recopiló información acerca de enfermedades habituales y su relación con la inflamación encontrando el siguiente número de documentos en PubMed vinculando enfermedades con la inflamación, la base de datos de la US National Library of Medicine (47).

  • Envejecimiento: 3.924
  • Alzheimer: 2.145
  • Asma: 12.930
  • Aterosclerosis: 8.921
  • Desórdenes intestinales: 9.755
  • Cáncer: 34.871
  • Obstrucción pulmonar crónica: 2.626
  • Cirrosis Hepática: 4.708
  • Fibrosis quística: 1.991
  • Diabetes: 10.788
  • Meningitis: 5.429
  • Esclerosis múltiple: 3.100
  • Osteoporosis: 823
  • Cáncer de próstata: 1.015
  • Psoriasis: 1.955
  • Artritis reumatoide: 9.402

¿Podría ser que estemos pasando por alto algún concepto importante para la salud? ¿Nos estamos perdiendo algo referente a las enfermedades crónicas?

Es difícil hacerse mayor sin sufrir de alguna enfermedad crónica (48)(49)(50).

La pregunta que se abre debido al enorme número de casos relacionados con la inflamación y enfermedades crónicas: ¿Nos estamos perdiendo algo?

Earthing como descarga electrostática

Todos lo hemos experimentado alguna vez (51).

Tocar un metal y que nos dé un calambre. Salir del coche, tocar la puerta y … chispa! Llegar a una barandilla metálica y … descarga!

¡Quitarse un jersey de lana a oscuras y oir las chispas! ¡Incluso verlas!

Sabes a qué me refiero (52).

Y si no lo sabes, estás de enhorabuena. Vives en la naturaleza y formas parte de ella. Eres unidad con ella. Estás conectado. Tienes la carga eléctrica que te corresponde.

Pero si estás leyendo este blog, sabes qué quiero decir. Acumulas electricidad a lo largo del día. Y luego la descargas con cualquier material conductor.

Llevas una carga eléctrica en el cuerpo que no te corresponde. Eso no puede ser bueno.

Si vives en una ciudad, además estás absorbiendo constantemente campos electromagnéticos (CEM). Tampoco es bueno (53)(54).

Earthing reduce la incidencia de los CEM en tu cuerpo.

Pero para eso, tienes que mantenerte conectado a Tierra.

Mira este video:

Video: rawpoweraus

Hemos dejado de estar conectados con la Tierra

Es un hecho que en la década de los 70 se masificó el calzado de suela sintética.

Antiguamente, el calzado se fabricaba con suela de piel. Era conductor y nos conectaba a Tierra. A partir de los 70, nos hemos desconectado.

Los núcleos urbanos han sustituido la arena por asfalto que también aisla.

Dormimos elevados, en colchones y separados toda la noche del contacto con la Tierra.

Trabajamos en oficinas, con suelos sintéticos y elevados.

Earthing, grounding. La hierba es un lugar excelente para la práctica de earthing. ¡Recupera tu conexión perdida!   Photo by Gabby Orcutt

En definitiva

Estamos desconectados. Esto nos hace acumular energía electromagnética hasta que nos descargamos. Durante ese rato, nuestra electricidad deja de ser la natural para nosotros.

Y ese rato es mucho rato. Pueden ser días.

Antiguamente al estar conectados, nos descargábamos a cada paso que dábamos.

Hemos dejado de absorber electrones de la Tierra que podrían actuar como antioxidantes, neutralizando radicales libres y luchando contra la inflamación.

Durante las últimas décadas han aumentado las enfermedades crónicas de forma alarmante.

Las enfermedades autoinmunes no dejan de aumentar, muchas tienen causa raíz incierta y no acaban de curarse nunca. Los que las padecen, se limitan, en el mejor de los casos a depender de medicación de por vida.

Estas enfermedades tienen en común la inflamación crónica.

¿Podría tener algo que ver la forma de vida? En caso de ser así, ¿Podría tener algo que ver el hecho de habernos desconectado de la Tierra?

Tal vez sea una sola gota más, pero una de las gotas que colman el vaso.

¡Paleolitízate y camina descalzo!

Más artículos sobre earthing.

EARTHING
earthing

Si te ha gustado el post, por favor, ayúdame haciendo click en “me gusta”.  No te cuesta nada y para quien escribe, significa mucho.


               
Por Paleolíticofeliz.

 

Dialogo y Discusión