Photo by NeONBRAND

Los plásticos tóxicos. El Bisfenol A y las hormonas.

Bisfenol A (BPA)

Muchos plásticos se fabrican utilizando Bisfenol A. Se trata de una molécula que en nuestro organismo actúa como disruptor endocrino, es decir que altera nuestro equilibrio hormonal. El BPA se ha asociado a desregulación en el sistema endocrino.

Bisfenol A (BPA)

El Bisfenol A, (conocido por su abreviatura BPA), es un compuesto orgánico que se utiliza para la fabricación de plásticos.

Es un disruptor endocrino, esto significa que modifica el comportamiento de tu sistema endocrino. Se comporta como un estrógeno.

El BPA se utiliza para la fabricación de muchos plásticos y la principal vía a través de la cual entra en nuestro cuerpo es a través de ingerir alimentos que han estado en contacto en el Bisfenol A, por ejemplo las latas de conserva, tuppers o bebidas envasadas en botellas de plástico.

El BPA se ha asociado con una mayor probabilidad de padecer resistencia a la insulina (1) y diabetes de tipo 2 (2). Existe una clara correlación entre un aumento de elementos químicos y el aumento de diabetes de tipo 2 (3).

El Bisfenol A también está posiblemente relacionado con problemas crónicos en el riñón en pacientes con Diabetes Tipo 2 (4)(5), con enfermedades cardiovasculares (6) y con problemas reproductivos (7)(8).

Los plásticos al calentarse tienen mayor predisposición a liberar BPA, algo que deberías tener en cuenta si calientas la comida en envases de este material, como por ejemplo los clásicos tuppers que se llevan al trabajo o los biberones de los niños pequeños.

Resinas Epoxi en latas de conserva

Las Resinas Epoxi se fabrican utilizando Bisfenol A (BPA) (9).

La parte interior de las latas de conserva están recubiertas con resina epoxi para evitar su deterioro. Esta capa de resina recubre la parte interior de estos contenedores metálicos, lo que hace que entre en contacto con el alimento que luego ingerimos.

Policarbonato de plástico

Es otro producto cuya fabricación se realiza utilizando BPA.

De este material son muchos biberones y botellas de plástico.

En la Unión Europea, los biberones con BPA fueron prohibidos por el año 2011.

Los más pequeños, los más expuestos.

Debido a la relación entre la ingesta de alimento y peso corporal, los niños pequeños son los que más exposición tienen al BPA y en consecuencia más números tienen de sufrir sus consecuencias.

Se reportó una importante asociación entre Bisfenol A en niños y las probabilidades de sufrir obesidad y enfermedades crónicas cuando estos fueran adultos (10).

Los embriones y los fetos también corren un riesgo considerable ya que el BPA que tiene la madre podría pasar al feto, así que si estás esperando un bebé, debés prestar especial cuidado y mantener una distancia con este disruptor endocrino. Aunque sobre este tema se han reportado observaciones contradictorias (11)(12)(13)(14).

Bisfenol A en el papel

El papel térmico mediante el cual se emiten muchos tickets y comprobantes de compra está recubierto por Bisfenol A, con lo que cuando te den un comprobante, no juegues mucho con el. Si lo necesitas para una posible reclamación guárdalo en un lugar que no lo tengas que tocar mucho, si no, tíralo inmediatamente.

Es importante que nunca se te ocurra sujetarlo con la boca mientras guardas lo comprado en las bolsas o buscas el dinero en la cartera. Tampoco se lo des a los niños para que jueguen.

Muchos papeles autocopiativos (NCR) como los que se utilizan en albaranes que tienen varias copias (copia para el cliente, copia para la empresa, etc.) están fabricados utilizando BPA, por lo que es mejor tratarlos con cuidado.

De hecho, hay fabricantes de papel que garantizan que está libre de BPA (15).

Los sustitutos del BPA, no son tan inocuos (BPS y BPF)

Debido a la toxicidad del Bisfenol A, algunos fabricantes sustituyen esta molécula por otra similar, la BPS. Se ha reportado, que esta molécula alternativa también puede ser perjudicial para la salud (16)(17)(18).

Libre de BPA

Bisfenol F (BPF) es otro sustituto del BPA y también resulta nocivo para la salud según algunas fuentes que lo han evaluado (19). Tanto el BPS como el BPF tienen actividad como hormonas lo que los convierte en disruptores endocrinos y modifican el comportamiento de las células, influyendo en su diferenciación (especialización), en la apoptosis (muerte celular) y expresión enzimática (20).

Así que si lees la etiqueta BPA Free (Libre de BPA) ándate con ojo no sea que estén utilizando uno de estos sucedáneos.

Datos alarmantes

Según una evaluación en la población de Estados Unidos realizada durante los años 2003 y 2004, se detectaron concentraciones de BPA en orina en el 92,6% de las personas que participaron en el estudio (21).

Las principales fuentes a través de las que estamos expuestos al BPA son:

  • Consumo de alimentos en el 78% al 99%
  • Contacto con el papel térmico en el 7% al 15%
  • Contacto con el polvo 2,1% en niños pequeños

* Fuente: (22)

Cómo reducir la exposición al BPA y a sus sustitutos (BPS y BPF)

Las latas de conserva acostumbran a llevar una capa interior para evitar la oxidación. Esta capa contiene BPA y pasa a los alimentos que luego vas a consumir.

Intenta evitar estas latas de conserva. La mejor manera es tratar de consumir los productos frescos. Si esto no es posible o quieres mantener una despensa, una buena práctica es sustituir los envases de conserva de metal por conservas que utilicen envases de vidrio. Evita también en lo posible los envases de plástico.

Los envases de vidrio si los guardas en una despensa, mantenlos siempre en posición vertical, esto es para evitar que el alimento haga contacto con la tapa que posiblemente contenga también una capa de plástico para evitar su oxidación.

Siempre que te sea posible y como norma general evita los plásticos y tiende a utilizar vidrio (envases de conserva, bebidas, tuppers, etc.). Los tuppers son especialmente dañinos si están rayados, ya que desprenden más BPA, algo que deberías tener en cuenta si además de calentar la comida directamente en el tupper, comes y cortas la comida utilizándolo como plato como hace mucha gente que se lleva la comida al trabajo. Utiliza tuppers de vidrio. No utilices tuppers rayados.

Nunca calientes alimentos en plástico. Utiliza un plato de cristal, barro, etc…

Manipula los tickets impresos en papel térmico con cuidado. Si no necesitas el comprobante de la compra, tíralo. Si juegas accidentalmente con el papel, doblándolo o haciendo una bola, lávate las manos. Y nunca sujetes estos tickets con la boca.

En definitiva

Los objetos de plástico son habituales en nuestra vida cotidiana. Botellas, vasos, recipientes, tickets de la compra, material de oficina y estamos en constante contacto con ellos.

Muchos de estos plásticos están fabricados con Bisfenol A (BPA) o con alguno de sus sustitutos como el BPS o el BPF. Estos productos podrían alterar el comportamiento de nuestro sistema endocrino comportándose como estrógenos (hormona femenina).

Muchos envases contienen resinas epoxi, fabricadas también con BPA. Se utilizan para recubrir las superficies metálicas de estos envases de conserva, lo que hace que el Bisfenol A pase al alimento que después será ingerido.

Es importante reducir en lo posible el uso de este material, especialmente cuando entra en contacto con alimentos y sustituirlo por otros materiales más naturales como el vidrio o el barro.

¡Reduce tu carga tóxica!

Más artículos sobre carga tóxica.

CARGA-TOXICA
carga-toxica

Si te ha gustado el post, por favor, ayúdame haciendo click en “me gusta”.  No te cuesta nada y para quien escribe, significa mucho.


               
Por Paleolíticofeliz.

 

Dialogo y Discusión