Photo by Dominic Lowyears

Quien quiera recuperar la salud, deberá restaurar su microbiota intestinal.

Microbiota Intestinal, lo que tus bacterias hacen por tí

De todas las bacterias que habitan en nuestro cuerpo, es en el tracto digestivo donde tenemos la población más numerosa. Comúnmente la llamamos flora intestinal y en el colon es donde mayor número de estas bacterias albergamos.

El tracto digestivo

Es a través del tracto digestivo que introducimos en nuestro organismo los nutrientes que nos mantienen con vida, absorbemos hacia la sangre aquellos que nos nutren y excretamos el resto.

El tracto digestivo es por tanto, la principal vía de entrada a nuestro organismo de elementos del exterior.

El intestino es el principal órgano del sistema digestivo y una de sus funciones es absorber los nutrientes para llevarlos al torrente sanguíneo y ser distribuidos por todo el organismo.

Es de vital importancia que nuestro intestino absorba todos los nutrientes que nos nutren, así como que no absorba aquellos que deben ser excretados. Y en este rol, juega un papel vital nuestra microbiota intestinal.

Sin una microbiota saludable, tu barrera intestinal no será eficiente.

La microbiota es vital para tener una barrera intestinal sana

La permeabilidad intestinal (1)(2) es la capacidad que tiene el intestino para dejar pasar al torrente sanguíneo sólo aquello que tu cuerpo necesita. Debe ser selectiva con aquello que deja pasar.

Cuando tenemos la permeabilidad intestinal aumentada, pasan al torrente sanguíneo más moléculas de las que deberían y esto sobreexcita nuestro sistema inmunitario, siendo una de las principales hipótesis defendidas a día de hoy acerca de las causas de muchas enfermedades autoinmunes (3)(4)(5).

Una de las características de tener una buena microbiota es que mejora tu permeabilidad intestinal (6), algo vital si sufres de alguna enfermedad autoinmune (7) o inflamatoria crónica (8) ya que ayudará a que no pasen moléculas extrañas a tu torrente sanguíneo.

Microbiota, permeabilidad intestinal
La microbiota es vital para mantener un sistema inmunitario saludable.  Imagen by U.S. NIH's National Library of Medicine


Corregir una permeabilidad intestinal aumentada (9) se convierte en objetivo para luchar contra muchas enfermedades (10)(11)(12)(13).

La microbiota mejora tu barrera intestinal y tu digestión.

Así de claro: Si tu microbiota no está sana, tu barrera intestinal no será óptima.

Lo que recibimos por parte de estas bacterias es un equilibrio ecológico en el tracto digestivo que te ayuda en la digestión así como en la lucha contra las bacterias patógenas.

Tu microbiota se enfrenta a patógenos que llegan al intestino a través de los alimentos. Las bacterias buenas eliminan a las malas (14).

Algunas vitaminas del grupo B (15) y K (16) se producen en el intestino con ayuda de las bacterias (17). Si no tienes buena flora intestinal, reducirás drásticamente su producción.

Al margen de lo dicho, también hay opiniones que cuestionan una relación absoluta entre la barrera intestinal y la gran cantidad de enfermedades que se le atribuyen, aunque no restan importancia a su papel en la salud (18).

Cuidar a nuestras bacterias intestinales

Antiguamente la microbiota se cuidaba sola. Tomábamos las bacterias inconscientemente así como prebióticos ecológicos. Comíamos comida real. Variada y ecológica.

Hoy la descuidamos tomando productos ultra procesados, con harinas y azúcares refinados o con edulcorantes artificiales. Es una alimentación que daña la microbiota (19)(20).

La alimentación occidental daña a nuestras bacterias (21) y altera su composición (22) produciendo disbiosis (23).

La mejor manera de cuidar de tu microbiota intestinal es comer alimentos que contengan estas bacterias (PROBIÓTICOS) por ejemplo chucrut, kéfir y otros alimentos fermentados, pero también acompañar con alimento para estas bacterias (PREBIÓTICOS) por ejemplo verduras y hojas ecológicas o algas (24).

Los probióticos aportan bacterias a nuestro organismo y los prebióticos aportan su alimento. Ambos son necesarios. La fibra cuanto más fermentable sea, mejor prebiótico será (25)(26).

Es importante huir de los bactericidas y pesticidas. Cuanto más ecológico comas, mejor.

Microbiota, comida real, prebióticos El mejor prebiótico es alimentarse de comida real y ecológica.  Photo by Katie Smith

Cada chute de antibióticos es un paso más para la disbiosis. Deben limitarse a casos excepcionales. Nuestra cultura occidental abusa de ellos.

Y no sólo los antibióticos. Los analgésicos, ansiolíticos y muchos otros medicamentos también alteran tu microbiota (27).

La microbiota es un órgano más

Las funciones de la microbiota intestinal son tan importantes que debemos considerarla un órgano más (28)(29)(30). Si este órgano está en mal estado, enfermaremos.

Se relaciona la disbiosis con muchos problemas de salud (31)(32) y enfermedades como cáncer colorrectal (33), Enfermedad de Crohn (34) o Síndrome del Intestino Irritable (35) entre muchas otras.

Muchas de ellas relacionadas directamente con el Sistema Inmunitario (36)(37)(38)(39). De hecho una de las principales funciones de la microbiota es mantener tu Sistema Inmunitario sano.

El sol
La microbiota es vital para mantener un sistema inmunitario saludable.  Imagen by U.S. NIH's National Library of Medicine


El estado de la microbiota podría influir en obesidad (40)(41), hígado graso (42), enfermedad inflamatoria intestinal (43), alergias (44), asma (45), inflamación sistémica (46), artritis (47)(48), algunos cánceres (49)(50)(51), diabetes tipo 1 (52), entre entre muchas otras enfermedades (53)(54).

Nuestra salud global afecta a la microbiota

Como cualquier otro órgano, la microbiota se ve afectada por la salud del resto de tu organismo.

No sólo la alimentación afecta a las bacterias. Tu actividad física es muy relevante (55), así como tu nivel de estrés (56).

No debes olvidar que la salud siempre es holística. Unas partes afectan a las otras.

Cuida de tí y cuidarás de tus bacterias.

En definitiva

  • Las bacterias intestinales deben considerarse un órgano más.
  • Si las descuidas equivale a tener este órgano enfermo.

La salud del conjunto de bacterias que residen en el intestino incide directamente en el estado de salud de su huésped.

Debes cuidar de tu microbiota para tener salud:

  • Manteniendo y ampliando su población con alimentos probióticos
  • Alimentando las bacterias con alimentos prebióticos ecológicos
  • Mimando a las bacterias evitando antibióticos, bactericidas o pesticidas
  • Manteniendo una salud integral

Come prebióticos, probióticos y limita los antibióticos (57).

La microbiota incide en tu salud. ¡Cuídala, cuídate!

Más artículos sobre microbiota.

MICROBIOTA
microbiota

Si te ha gustado el post, por favor, ayúdame haciendo click en “me gusta”.  No te cuesta nada y para quien escribe, significa mucho.


               
Por Paleolíticofeliz.

 

Dialogo y Discusión