Photo by Scott Webb

Formamos un holobionte con las bacterias que viven en nuestro cuerpo. Descubre la importancia de esta unidad.

Microbiota, el órgano olvidado. ¿Conoces su importancia?

Descubre la importancia que tienen las bacterias para mantener tu salud. El papel de estos microorganismos es tal, que muchos lo consideran un órgano más. Un órgano que nuestra sociedad moderna tiene totalmente descuidado.

La microbiota, el holobionte

El término microbiota hace referencia al conjunto de microorganismos vivos que residen en un huésped.

Tu microbiota son, por tanto, las bacterias y virus con las que compartes el cuerpo.

En el caso de los humanos, se calcula que podrían ser más de 2000 especies de bacterias distintas (1).

Muchos textos indican que el número de bacterias que hospedamos podría ser 10 veces el número de nuestras células y 100 el número de genes, aunque los libros más actuales hablan de una proporción de bacterias/células de 1:1, algo que no resta valor a nuestra probiota.

Mantenemos una relación de simbiosis con estos organismos. Tú haces algo por ellos y ellos lo hacen por tí. Es como un trato.

Si tú no cumples tu parte del trato, la microbiota tampoco lo hará, reducirá su diversidad y no te vas a beneficiar de ella. Algo que repercutirá negativamente en tu salud.

Debemos ver la microbiota como un conjunto de bacterias, virus o incluso parásitos que son partes fundamentales y necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

¿Qué es la diversidad cuando se habla de microbiota?

Bacterias existen muchas. Tu tendrás unas y yo tendré otras. Esto dependerá de distintos factores como el lugar donde te criaste, donde vives (2), de qué te alimentas o incluso cómo naciste (3)(4).

Estas bacterias se pueden clasificar en diferentes grupos funcionales. Así tenemos unas que son capaces de sintetizar vitamina K o vitaminas del grupo B (5).

Otro grupo es capaz de eliminar bacterias potencialmente dañinas (6)(7), otro digiere alimentos que tu no puedes digerir (8), otras regulan el pH bucal (9), etc.

La diversidad bacteriana significa tener el número de bacterias correcto para cada grupo. No es tan relevante tener estas o aquellas bacterias, sino tener suficientes de cada grupo. Así esas funciones (al fin y al cabo es lo que nos interesa) están cubiertas.

Necesitamos una buena diversidad en grupos funcionales.

La civilización moderna reduce su diversidad, algo que afecta a nuestra salud (10).

La disbiosis. Cuando perdemos la diversidad bacteriana.

La disbiosis es el desequilibrio de las bacterias, algo muy habitual en nuestras sociedades modernas. Comemos demasiada porquería que modifica los distintos grupos funcionales bacterianos, algo que perjudica nuestra salud (11)(12)(13)(14).

No reducimos el número total de bacterias, sino que provocamos que algunos grupos estén más poblados de lo que deberían y otros menos de lo que debieran.

Microbiota
La polución, los antibióticos o la mala alimentación producen disbiosis. - Imagen by U.S. National Institutes of Health's National Library of Medicine

Al no mantener un equilibrio correcto entre los distintos grupos bacterianos, queda perjudicada nuestra salud ya que hay funciones que no están debidamente cubiertas o lo están en exceso.

Y si no mantienes este equilibrio, no podrás gozar de una óptima salud.

Microbiota, un órgano más. El holobionte.

Estas bacterias son tan importantes y tan numerosas que deberíamos considerar a la microbiota como un órgano más (15)(16)(17)(18).

Así que si no la tienes en buenas condiciones, equivale a tener este órgano enfermo.

Debes considerar tu microbiota como otro órgano más. No sólo cumple funciones específicas en tu organismo, sino que estas funciones son vitales para mantener tu salud.

Los organismos hemos evolucionado durante millones y millones de años y hemos establecido alianzas entre distintas especies para hacer más fácil la supervivencia.

Tu no tienes microbiota. Formas una unidad con ella. Formais un holobionte (holo=todo, bionte=vida).

holobionte Conjunto de seres vivos que forman una unidad

Si tu microbiota no está en condiciones, la fisiología del holobionte del que formas parte estará incompleta.

Nuestro metagenoma. Tus genes más los genes de tu microbiota.

Si el homo sapiens tiene unos 23.000 genes, los de su microbiota se estima unos 3.000.000. (19)

No debemos subestimarla.

La importancia de los genes de la microbiota en el huésped la puso en evidencia Eugene Rosenberg (20) estudiando el blanqueo del coral Oculina Patagónica (21), una enfermedad cuya causa (entre otras) tiene que ver con una bacteria del género Vibrio Shiloi (22).

El primer caso documentado de esta enfermedad del coral data de 1994 y tenía una frecuencia de aparición anual. Este coral dejó de enfermar curiosamente en el año 2002 ya que logró hacerse resistente a la infección bacteriana.

Según Rosenberg, ha sido la microbiota del coral quien ha logrado modificar su expresión genética para hacer frente a esta infección de la bacteria (23)(24).

Una clara evidencia de la importancia de los genes y su expresión para beneficiar al huésped.

En este sentido, la expresión genética de tus microorganismos afecta directamente a tu salud.

Tan importante es la microbiota, que su microbioma (sus genes) son de vital importancia para tu salud.

La importancia del metagenoma gana cada vez más fuerza entre la comunidad científica.

hologenoma Conjunto de genes de un holobionte

Sin una microbiota sana, tu metagenoma expresa genes que no te beneficiaran o incluso te perjudicarán.

Microbiota, bacterias, holobionte Durante el embarazo o mediante el contacto con animales, se adquieren microorganismos. La exposición temprana es muy importante para nuestra microbiota para la salud a lo largo de nuestras vidas. - Imagen by U.S. National Institutes of Health's National Library of Medicine

¿Dónde reside nuestra microbiota?

En todo nosotros. Las bacterias están allá donde puedas imaginar.

La mayor parte y tal vez la que más repercute en nuestro funcionamiento global reside en el tracto digestivo (25), especialmente en el colon. Es la llamada microbiota intestinal.

La piel, nuestro mayor órgano también aloja una gran población de bacterias (26)(27).

La microbiota vaginal (28)(29) es importantísima para el recién nacido, que la adquiere durante el parto natural (30).

Nuestros pulmones (31)(32) o nuestra boca (33)(34) también albergan poblaciones de microorganismos.

Es vital que aprendamos a cuidar de nuestras bacterias.

La microbiota es vital para mantener nuestra salud

Consideramos la microbiota un órgano más, ya que su funcionamiento incide directamente en nuestra salud.

Pero además, nuestra forma de vida afectará a este órgano (35)(36).

La relación entre huésped y microbiota es bidireccional.

De la misma manera que a tu corazón le afecta tu actividad física, a tu microbiota le afecta también tu manera de moverte (37)(38).

El estrés (39)(40), la dieta (41) o los antibióticos (42) son factores que alteran en gran medida nuestra diversidad microbiana.

Debemos aprender a mantener la armonía de nuestro holobionte. Cuidar de nuestra microbiota para mantenernos sanos.

El principio de Ana Karenina

Cuando hablamos de la salud de nuestra microbiota se aplica perfectamente el principio de Ana Karenina (43).

Todas las familias felices se parecen unas a otras, pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada - León Tolstoi (Ana Karenina)

Las microbiotas saludables son todas saludables en su conjunto, tienen diversidad y todas sus funciones se desarrollan con normalidad. Tienen mucho en común.

En cambio cada microbiota no saludable lo es a su manera.

Debemos mantener feliz a nuestra microbiota.

En definitiva

Debemos cambiar el chip. No tenemos bacterias, sino que forman parte de nosotros.

Mantener las bacterias saludables es vital para nuestra salud.

Los genes de los microorganismos son vitales para mantener el conjunto del cual formamos parte. El holobionte.

Recuperar o mantener una salud óptima pasa inevitablemente por mantener una microbiota en perfectas condiciones.

Si tu microbiota no está saludable, significa que tienes un órgano enfermo.

Aprende a cuidar tu microbiota y tu salud lo agradecerá.

Más artículos sobre microbiota.

MICROBIOTA
microbiota

Si te ha gustado el post, por favor, ayúdame haciendo click en “me gusta”.  No te cuesta nada y para quien escribe, significa mucho.


               
Por Paleolíticofeliz.

 

Dialogo y Discusión